miércoles, julio 14, 2010


Cuando siento rabia no sé qué hacer. Quiero explotar. No quiero saber nada del mundo, nada de nadie. Sinceramente siento el inconsciente deseo de enviar todo al demonio. La mejor manera de reaccionar es lanzar mis cosas y romper todo lo que encuentre a mi paso, aflorando mi afán destructivo que me atormenta.
Y qué decir de los infelices que se cruzan en mi camino...es inevitable el maldecir toda existencia a mi alrededor.
Quiero huir lo más lejos posible, quiero huir de los recuerdos que me asechan, de esta desconfianza que comienza a penetrar en mi interior. Necesito huir del mundo, de la gente...vagar por el ruidoso silencio de la soledad. A decir verdad, nadie me entiende. Ni yo entiendo al resto.
Necesito fumar un cigarrillo, necesito ahogar mi frustración bajo la exquisita compañía de una botella de buen ron. Me encuentro deambulando en los caminos del ayer, perdida bajo la amargura de mis confusos sentimientos. En realidad no sé qué siento. Mi atormentada mente sigue en coma profundo, el pecho lo siento desgarrado y siento una dolorosa hemorragia interna que avanza rasgando y marchitando lentamente mis entrañas. Siento rabia por la gente, tengo rabia por la vida, siento odio por mi. Siento amargura dentro de lo que una vez fue un corazón, ahora en su lugar hay un trozo de carne inerte y marchito. Siento... a quien engaño... ya no siento.
Una vez más me repito a mi misma:
- Gaby, bienvenida al mundo real, bienvenida a la vida. Donde tus sueños se han roto, donde la más mínima esperanza de vivir una vida mejor se ha esfumado.
Necesito mi guitarra... fue lo más cercano a un amigo... Extraño mi guitarra!, mi guitarra que ya no está, mi guitarra, mi guitarra. Siento la necesidad de componer una melodía, lo que sea. La extraño.
Quiero tapar el sol con un dedo y evitar tantas cosas... sin embargo, no puedo volver el tiempo hacia atrás, tan solo deseo eso. Tan solo quiero estallar!
Con una mirada nublada y gris observo cómo mi vida sigue...cómo ha cambiado este mundo, cómo ha cambiado todo. Y es que en realidad este mundo está loco y me alivia pensar que está peor que yo... y es que tú no sabes sobre mi vida pasada... evito contarla en detalle, muchas veces pienso y me siento orgullosa de lo fuerte que soy. He salido de cosas mil veces peores que ahora, carganddo una miserable depresión, problemas y más problemas.Y aquí estoy, salí adelante. Ahora me siento avergonzada, ya no tengo ánimos de levantarme y me resulta frustrante. Cada vez que trato de levantarme... algo me afecta y vuelvo a decaer en el pozo en que me encuentro inmersa. ¿Acaso el ser más humanitaria y mejor persona afecta en la debilidad de las personas? Creo que si.
Estoy cansada del mundo, estoy cansada de la gente... me cansó la hipocresía, me cansaron las mentiras. Veo caer la máscara que les cubre, una por una. Ya no creo en palabras, no creo en miradas, no creo en promesas. Ni siquiera creo en mi.
No creo en la suerte, creo que cada uno forja su destino como consecuencia de sus actos. Yo ya me sumí en mi destino y ahora tan solo me basta luchar por cambiar su rumbo. Mis fuerzas se están agotando... poco a poco arrastro mi carne hacia aquel objetivo... luchando por no perder la esperanza, luchando por mantenerme erguida y salir de este pozo de agonía que me retiene.

By Vissnasjäl

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Están muy buenos sus escritos, el blog en general está muy bueno, veo que te llamas Gabriela como la poetisa chilena.
Bueno eso, sigan así con esta linda iniciativa, que los seguiré leyendo ^^

Hasta pronto.

Vissna Själ dijo...

Que bueno que te haya gustado el blog, gracias por tu comentario.

saludos! :)