jueves, mayo 26, 2011

Dueños de nadie...



Sumidos bajo las sábanas blancas, al amparo de la luz de la moribunda tarde…
entregados a la efímera pasión que nos brinda el momento.
Solos, abrazados en el ahogo del calor de la noche naciente,
derribados como cuerpos inertes…
en la habitación que en este instante es nuestro mundo, nuestro universo.
Bajo estas cuatro paredes nada más existe, nada es ajeno a nosotros…
dueños el uno del otro, y a la vez dueño de nadie.

Tu piel se funde en mi cuerpo y tus manos abrigan mi soledad…
yacemos en el abandono de esta habitación,
ajenos del resto, perdidos en esta locura, en el deseo.
Mientras el mundo continúa su curso
nos situamos aquí, olvidados de todo.

Somos perfectos desconocidos,
que sin saber el porqué estamos aquí …
inconscientes de la vida…
miserables infelices, tratando de buscar este sentimiento inexistente,
insistiendo en opacar la soledad
y manipularla a nuestro antojo.

Un pacto de confianza, un acto de complicidad
no es necesario deliberar… estamos aquí, porque queremos estarlo.
Ya es de noche… la ciudad permanece en silencio…
te abandono mientras duermes,
un adiós tierno y silencioso , me esfumo de este lugar.
Adiós cariño, pronto volveré... para tenerte en mis brazos.

By Vissnasjäl