jueves, mayo 05, 2011

Camino...



Un camino desvanecido y melodioso
bajo la tutela del helado ahogo
de una luna demacrada y silenciosa.
Una luz tenue, casi imperceptible
reclama la dirección que debo seguir
sin preguntar ni decir nada.

Tras las orillas tu cara aparece de repente,
como si la muerte jugara con un fantasma.

No oigo paso alguno detrás de mí
en la muda estela de mis llantos
confesos tantas veces con lástima.
La noche llueve en la calle desnuda
de gente, de personas, de niños
que sonríen ajenos a la vida.

Cada brisa es la reencarnación de tu voz fría,
como si tú hubieses nacido de la tristeza.

El tiempo se perdió en tu recuerdo,
a la vez en el tiempo yo me pierdo.
De la noche por ahora soy un infiel amante,
en la fría espera de llegar a cualquier parte.

By Arkänus